Población Otto Tipp y Molino harinero Flia. Merino 

Estación Población Otto Tipp y Molino harinero Familia Merino

Estación Población Otto Tipp y Molino harinero Familia Merino 

 

Uno de los atractivos de El Bolsón es la fabricación de las mejores cervezas artesanales del país.
Sus inicios podemos encontrarlos en esta zona del pueblo –una de las primeras en donde se asentó la población de manera permanente conocida como “Barrio Chino”- en la cual un alemán, a principios del siglo XX, introdujo el lúpulo con el cual podía fabricar esta famosa bebida alcohólica.


Otto Tipp fue el primer poblador de EL BOLSON que, en el año 1904, comenzó a elaborar cerveza, realizando todo el proceso por sus  propios medios. 


Cuando producía la bebida, dicen los memoriosos, el alemán izaba una bandera blanca en un mástil que podía llegar a verse desde lejos. Allí los parroquianos sabían que podían acercarse a pasar el rato y tal vez más tiempo, porque se afirma que las fiestas en lo de Otto Tipp podían durar hasta tres días, incluyendo variedad de juegos de la época como las “topeaduras” o los “chanchazos”.

Fue durante una de estas tertulias que Otto Tipp fue declarado presidente de la república de El Bolsón ( año 1917), quien, a su vez, designó el gabinete para gobernar a los “ciudadanos bolsonenses”. Esta ‘aventura’ duró lo que duraban las fiestas de Otto Tipp pero alertó a las autoridades nacionales quienes enviaron a la Policía Fronteriza -a cargo del prusiano Mateo Gebhart- para desbaratar cualquier intento de separación. Para cuando la policía llegó a la zona, de la “República de El Bolsón” lo único que quedaba era el recuerdo.  Según se cuenta, poco tiempo después, Otto Tipp volvió a Chile. Su final es incierto puesto que nunca más se supo de él, hasta el día de hoy

Antes de su partida, el alemán vendió estas tierras a la familia de Antonio Merino, cerca de 1920.  La casona que aún sigue en pie fue construida por dicha familia y  sigue siendo propiedad de sus descendientes.

 

En esa época se sembraba trigo y cebada en la ladera del cerro Piltriquitrón y era procesado en el molino de la familia Hube (en B° Esperanza) que funcionaba a agua (molino hidráulico) y lo convertían en harina que luego comerciaban en La zona.


Ante el crecimiento de los cultivos, Antonio Merino decidió construir un molino harinero que comenzó a operar alrededor de 1926. Hasta allí se acercaba la gente de campo que hacía sus cosechas de mil o más kilos, y las llevaban a moler. El molino trabajaba día y noche y recibía cereal de toda la zona como El Hoyo o Cholila. Éste también era un molino hidráulico con cilindros de porcelana (no se desgastaban como los de piedra ni se recalentaban como los de acero) propiciando mejor calidad de la harina. Llegó a moler de 500 a 800 kilogramos diarios de trigo en sus mejores épocas. 


El molino debió cerrar, alrededor de 1947, por varias razones: de limitación de ejidos urbano más extensos, nuevas leyes de control bromatológico, lo que perjudicó las harinas locales, junto a las malas administraciones y problemas climáticos, etc.  


Siguió en pie hasta la década de 1990 en donde se lo utilizaba para moler y triturar alimento para los animales. En la actualidad se puede observar el molino derruido por el paso del tiempo por detrás de la casona.
 

 

 

 

Season flour mill (family merino) and brewery (Otto Tipp).

 

One of the attractions of the bolson is the manufacture of the best craft beers in the country.
Its beginnings can be found in this area of the town - one of the first where the population settled permanently known as "Barrio Chino" - where a German, at the beginning of the 20th century, introduced the hops with which he could make this famous alcoholic beverage.


Otto Tipp was the first settler of EL BOLSON who, in 1904, began to brew beer, carrying out the whole process by his own means.

When he produced the drink, say those who remember, the German would hoist a white flag on a flagpole that could be seen from afar. There, the parishioners knew that they could come to spend time and maybe even longer, because it is said that the parties at Otto Tipp's could last up to three days, including a variety of games of the time such as "topeaduras" or "chanchazos".

It was during one of these gatherings that Otto Tipp was declared president of the republic of El Bolsón (1917), who, in turn, appointed the cabinet to govern the "citizens of El Bolsón". This 'adventure' lasted as long as Otto Tipp's parties lasted but it alerted the national authorities who sent the Border Police -in charge of the Prussian Mateo Gebhart- to thwart any attempt of separation. By the time the police arrived in the area, all that remained of the "Republic of El Bolsón" was a memory.  By all accounts, Otto Tipp returned to Chile shortly thereafter. His fate is uncertain since he was never heard from again, to this day.

Before his departure, the German Otto Tipp sold this land to the family of Antonio Merino, around 1920.  The mansion that still stands today was built by the Merino family and is still owned by their descendants.

At that time, wheat and barley were sown on the slopes of Piltriquitrón hill and processed in the Hube family mill (in B° Esperanza) that worked with water (hydraulic mill) and turned it into flour that was then traded in the area.

Due to the growth of the crops, Antonio Merino decided to build a flour mill that began to operate around 1926. The people from the countryside would come there to harvest their crops of a thousand kilos or more and take them to be milled. The mill worked day and night and received cereal from all over the area, such as El Hoyo or Cholila. This was also a hydraulic mill with porcelain cylinders (they did not wear out like the stone ones and did not overheat like the steel ones), thus providing better flour quality. It was able to grind 500 to 800 kilograms of wheat per day in its best times. 

The mill had to close, around 1947, for several reasons: the limitation of larger urban areas, new laws of bromatological control, which damaged the local flours, together with the bad administrations and climatic problems, etc.  


It was still standing until the 1990s, when it was used to grind and crush animal feed. At present, the mill can be seen behind the large house, in ruins due to the passage of time.