El Correo y la Biblioteca

Correo

El Correo 

 

El edificio del Correo se comenzó a construir en 1939 y se inauguró 9 de marzo de 1941 durante la gobernación del entonces gobernador del Territorio de Río Negro, Adalberto Pagano.
La primera jefatura la ejerció el Sr. Saúl María Erdozain.  En el año 1960 se instala en el Correo local una estación de radio comunicaciones. Fue declarado Patrimonio Cultural Material por

Ordenanza Municipal Nº 064/2010.

Estafetas, cuando no había Correo 
 

Cuando los pueblos o caseríos no contaban con la suficiente cantidad de población como para instalar una sucursal del Correo, se constituían las llamadas “estafetas postales” que estaba atendidas por personas a las cuales se los conocía con el nombre de “estafeteros”. Esas personas eran las encargadas de recoger y distribuir la correspondencia a los pobladores. 


Antes de la inauguración del edificio del Correo, las comunicaciones en la región eran muy lentas ya que no existía el camino que une la localidad con Bariloche y el acceso por el sur era muy dificultoso por la escarpada geografía. El camino más frecuentado era hacia las localidades

de El Maitén e Ingeniero Jaccobacci.


Para el caso de El Bolsón, uno de los primeros estafeteros fue don Ángel Del Agua, quien se asentó en la región hacia 1920 y transitaba las huellas que llevaban a El Maitén con un carro tirado por caballos. Unos años más tarde cambió los caballos por un camioncito lo que permitió realizar con más rapidez el viaje en busca de noticias y cartas de amigos y familiares.


Por otra parte, los primeros transportistas como Jorge Omad o Carlos Tornero, muchas veces oficiaban también como “estafeteros” improvisados permitiendo que la comunicación pueda, en algunas ocasiones, ser un poco más fluida.

Edificio de Correos 1940

Edificio de Correos 1940

Inauguración Edificio del Correo a cargo del Gobernador Pagano - 1942

Inauguración Edificio del Correo a cargo del Gobernador Pagano - 1942

The Post Office 
 

The building started to be constructed in 1939 and it was inaugurated on March 9, 1941. The first manager was Mr. Saúl María Erdozain. In the year 1960 a radio communications station was set in this building. The Office was declared Local Cultural Heritage by the Municipal Ordinance Nº 064/2010.

Mail rooms, before Post Offices
 

When towns or hamlets didn’t have population enough to have a formal post office, mail rooms were the alternative.  These were attended by volunteer citizens, who took care of collecting and distributing the mail among the villagers.


Before the inauguration of the Post Office, communications in the region were very slow as the road to the north and south through the mountains was very precarious, so the alternative was a longer way across the steppes towards the towns of El Maitén and Ingeniero Jacobacci.


The first postman was Don Angel Del Agua who settled here around 1920 and did the road to El Maitén on a horse-drawn cart. Some years later he was able to replace the horses by a small truck and the mail distribution gained speed.


On the other hand, the first truck owners bringing in goods, such as Jorge Omad or Carlos Tornero, often played postmen allowing communications to be more fluid.

Biblioteca

Biblioteca Popular  
 

Biblioteca Sarmiento, por voluntad del pueblo
En 2012 cumplió 80 años. Es la biblioteca decana de la región y una de las primeras bibliotecas populares de la Argentina. En 1932 fue presidente de la Comisión Directiva el Sr. Enrique Fernández, antiguo poblador que por muchos años fue Juez de Paz de El Bolsón.

En 1933 fue presidida por Don Francisco Camargo, antiguo docente cuyos méritos ampliamente reconocidos lo han hecho acreedor al homenaje de que la plazoleta donde está emplazada la actual Biblioteca lleve su nombre.


Una sede precaria
 

La Biblioteca popular tuvo varias sedes donde funcionó, pero es destacable una carta manuscrita de excelente redacción y caligrafía, fechada en El Bolsón el 16 de septiembre de 1932 dirigida al Sr. Presidente de la “Sociedad Bibliotecaria Popular Domingo Faustino Sarmiento”, Don Enrique Fernández y firmado por un antiguo vecino, Don Félix Crespo “ofreciendo en forma gratuita y por el tiempo que la Biblioteca lo necesite, una sala de 4 m de ancho, por 6 m de largo en la zona céntrica de El Bolsón (hoy Avenida Sarmiento al 2600) para que se instale allí la Biblioteca hasta que cuente con su local propio”.


13 de noviembre de 1939 se resuelve llamar a licitación para la construcción de una casilla de madera para el funcionamiento de la Biblioteca. Ésta estará emplazada en el predio que la Escuela Nº 30 que se alquilaba al Sr. Pedro Pascual Ponce.


A partir de 1945 uno de los temas principales es el de solucionar el ámbito en el que funcione la Biblioteca y la necesidad de contar con un terreno y edificios propios.


Hubo varios cambios de lugares destinados al funcionamiento de la Biblioteca. Se habla con profesionales de la construcción para la elaboración de planos y se trabaja para el acopio de materiales de construcción, pero pasa el tiempo y no logran concretarlo. Sin embargo, no se pierde el entusiasmo y las ganas de crecer.


En 1950 se sigue proyectando la construcción del local propio, y se decide trasladar la casilla de madera propiedad de la Biblioteca al terreno que se asigne y usarla como lugar de acopio de materiales.


En 1954 la Dirección de Tierras informa que se deja sin efecto la concesión del solar para la Biblioteca. Dicha resolución es unánimemente criticada.


En 1970 se informa que el Comandante de Gendarmería Nacional ha cedido parte del local que ocupa la Proveeduría de la Institución situada en 25 de mayo y Roca para que la Biblioteca funcione allí. La Biblioteca funcionó en el edificio cedido por Gendarmería desde abril de 1970 a mayo de 1972.


En 1976 la Biblioteca funciona en el Buffet del Gimnasio Municipal.


El 17 de marzo de 1981, con la presencia de la C.D. de la Biblioteca D. F. Sarmiento y el Intendente Municipal, la Municipalidad entrega en concesión el espacio público que actualmente ocupa la Biblioteca (Av. San Martín y Roca) por el término de noventa y nueve años. Suscribieron el contrato el Intendente Municipal Ing. Miguel Cola, el Secretario de Gobierno Sr. Guillermo Ranea, la Sra. Elisa Gibelli de Ranucci (Presidenta) y el Sr. Aniceto Zubiri (Secretario) de la Biblioteca Popular. La cesión se efectúa por este tiempo (99 años) con opción a cincuenta años más, en forma gratuita.


A partir de entonces la Biblioteca comienza a desarrollar todos sus propósitos.  En 1986 se acepta por unanimidad la iniciativa de la bibliotecaria Sra. Graciela de Donna, de hacer un rincón para los niños dentro del salón de lectura. A ese fin las necesidades inmediatas serían, madera para construir estanterías o armarios, pintura y una pequeña alfombra de aproximadamente 2 x 2 m y goma espuma para confeccionar almohadones.


Bibliotecarios
 

A fines de noviembre de 1941 suprimen el cargo de Bibliotecario por no contar con dinero para el pago de sueldos, y por iniciativa del Sr. Nicolás Fabrizio establecen un día por semana para cada uno de los integrantes de la C.D. para la atención de la Biblioteca en horarios de 2 horas cada uno, horario éste que se confeccionó y colocó en el local a la vista de todos.

Edificio de la Biblioteca Sarmiento

Edificio de la Biblioteca Sarmiento

Primer edificio de la Biblioteca Sarmiento (actual Martin Equipamientos)

Primer edificio de la Biblioteca Sarmiento (actual Martin Equipamientos)

Sarmiento Library – by will of the people
 

Being 80 years old in 2012, this library is the oldest in the region and one of the first Community Libraries in Argentina. 
In 1932 the Chairman of the Board was Mr. Enrique Fernández, an old settler who was the Judge of the Peace in El Bolsón for many years.
In 1933 the library was chaired by Don Francisco Camargo, a widely acknowledged old teacher whose name was given to the square where the library stands now.


A precarious location
 

This Community Library had many different locations, and it is worth remembering how one of these was achieved. On September 16th, 1932, in a letter written in perfect calligraphy sent to the President of the Community Library “Faustino Sarmiento” Don Enrique Fernández, an old neighbour Don Félix Crespo, offered at no cost and for the time needed, a room 4 metres wide and 6 metres long, in the centre of town (what is now Sarmiento Avenue 2600) for the library to occupy it as its own venue.


On November 13, 1939, it was decided to call for tenders to build a small wooden house for the library to establish.  It was built on a plot of land shared with School Nº 30, which was rented to Mr. Pascual Pedro Ponce.


As from 1945 the need to have an own building and a definite location for the library became a major concern.
There were a few different other locations and at the same time construction plans and material stockpiling were carried out. However, despite the effort, time passed, and the building could not be achieved. 


By 1950 the struggle for own premises continues and the decision is taken to move the small wooden house to any assigned plot of land and use it for material storage. 


In 1954 the Land Directorate informs that the land cession for the library was deterred. This decision is unanimously criticized.


In 1970 the National Gendarmerie Commander cedes part of the storage building that the institution has on 25 de Mayo y Roca Streets to the Library, which was used form April 1970 up to May 1972.


In 1976 we find the library functioning in the building of the municipal gymnasium.
On March 17, 1981, Major Miguel Cola grants the public space that the library occupies nowadays on San Martin Avenue and Roca Street, for a ninety-nine-year term with other fifty years optional.


In 1986 the library begins to develop all its purposes, such as what Mrs. Graciela de Donna proposes: a corner for kids inside the reading room, which was going to need new shelves or cupboards, some paint, a small carpet of 2 x 2 m approx. and foam rubber to make cushions.


Librarians
 

In November 1941 the position of Librarian stops being state supported for budget reasons so under the initiative of Mr. Nicolás Fabrizio the Library Board established two-hour weekly shifts to attend the place.